Food for Life Spain - Casos de Éxito

Una investigación conjunta para abordar el síndrome metabólico a través de la innovación alimentaria

– METASIN fue aprobado por el programa estratégico CIEN, gestionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y cuenta con una inversión cercana a los 10 millones.

 

– Esta iniciativa de I+D fue gestada en el grupo de trabajo de Alimentación y Salud de la Plataforma Tecnológica Food For Life Spain (PTF4LS) y finaliza este año.

 

MetasinOcho empresas españolas del sector alimentario y biotecnológico trabajan en consorcio en el proyecto METASIN, coordinado por Biosearch Life, con el propósito de incidir en los factores de riesgo y en las patologías asociadas al síndrome metabólico a través de la innovación en la industria alimentaria. Para ello, investigan y desarrollan ingredientes activos, alimentos y complementos alimenticios multifuncionales.

En una reunión del Grupo de Trabajo de Alimentación y Salud de la PTF4LS de 2014, se planteó la posibilidad de investigar sobre el síndrome metabólico, calificado como uno de los principales problemas de salud pública del siglo XXI para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Algunas de las empresas alimentarias, biotecnológicas y centros de investigación que participaron en el encuentro mostraron su interés hacia esta temática y su disposición para desarrollar una investigación conjunta con el propósito de incidir, por medio de la alimentación, en los factores de riesgo asociados a este síndrome”, detalla Cristina Díaz, Project Manager en Biosearch Life y Responsable de Gestión del Proyecto METASIN y del consorcio de empresas que lo integran. Así fue como comenzó a gestarse esta iniciativa de I+D, que finalizará en diciembre de 2018

Descubre el proyecto Metasin de la mano de Biosearch Life, coordinadora de la investigaciónBiosearch Life, compañía especializada en investigación, desarrollo, producción y comercialización de ingredientes saludables de origen natural, es la entidad coordinadora del proyecto. En el consorcio METASIN participan también Aceites del Sur-Coosur, Algaenergy, Creaciones Aromáticas Industriales (CARINSA), Feiraco Lácteos, Go Fruselva, Mahou y Vértice de Innovación y desarrollo de Alimentos (VIDA), sociedad perteneciente a Galletas Gullón. En su conjunto, este proyecto supone una inversión cercana a los 10 millones de euros.

“El objetivo final de METASIN es poner en el mercado ingredientes activos y productos alimentarios que puedan suponer una alternativa natural a los tratamientos convencionales utilizados para el síndrome metabólico”, explica Díaz.

El proyecto tiene una duración de casi cuatro años y, a lo largo de todo ese tiempo, se busca poder desarrollar prototipos de nuevos ingredientes bioactivos (probióticos, algas, aceites, extractos vegetales o fracciones lácteas) y alimentos (cárnicos, cremas, bebidas, barritas de cereales, tortitas, lácteos…) de carácter multifuncional que puedan incidir en los factores de riesgo asociados.

“Actualmente, METASIN se encuentra en una fase muy avanzada, ya se han obtenido ingredientes y prototipos de alimentos que muestran su eficacia en algunos factores de riesgo”, explica Cristina Díaz, quien añade que “la fase final del proyecto está centrada en la validación de estos ingredientes y/o alimentos en modelos in vitro, animales y voluntarios humanos para asegurar científicamente su seguridad y eficacia”.

¿Qué es el síndrome metabólico?

La American Heart Association considera síndrome metabólico al conjunto de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de tener diabetes, dislipemia (altos niveles de lípidos), enfermedades cardiovasculares o problemas cerebrales.  El síndrome puede diagnosticarse cuando están presentes -al menos- tres de estos factores de riesgo: obesidad en la zona abdominal, presión arterial alta, glucosa elevada en sangre (azúcar), niveles bajos de colesterol HDL (el denominado “bueno”) y niveles altos de triglicéridos en la sangre.

Trabajo en red

METASIN fue aprobado en la convocatoria 2015 del programa estratégico CIEN, gestionado por el CDTI. Estos programas tienen el objetivo de financiar grandes proyectos de investigación industrial que se desarrollan por medio de la colaboración de agrupaciones empresariales y que, además, están orientados a la investigación en áreas estratégicas del futuro y con proyección internacional.

El trabajo en red es la base de estos proyectos: “Todas las entidades que participamos en METASIN perseguimos la misma meta”, asevera Díaz. “Cada una de las ocho empresas que desarrolla esta investigación tiene su propio plan de trabajo, pero trabajamos conjuntamente aprovechando las sinergias que existen entre los distintos integrantes del consorcio”, matiza. En este sentido, también se celebran reuniones bianuales en las que se comparten experiencias, resultados y se revisa el cumplimiento de los objetivos.

Además, en este proyecto también colaboran grupos de investigación de universidades y centros tecnológicos de España; como LEITAT-Acondicionamiento Tarrasense (coordinador científico del proyecto), la Universidad de Granada, Jaén, Santiago de Compostela, Pablo de Olavide de Sevilla, Politécnica de Valencia, el Instituto de Productos Lácteos (IPLA-CSIC), AINIA Centro Tecnológico, Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL-CSIC), CARTIF, IRTA, FIBAO y la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescado y Marisco (ANFACO-CECOPESCA).

“Desde Biosearch Life, la participación en este tipo de proyectos ha cambiado nuestra forma de entender y abordar la I+D hacia un modelo más abierto y colaborativo”, dice la coordinadora, quien considera que “es muy positivo participar en programas de cooperación público-privada”.

Las reuniones de la PTF4LS, una oportunidad

“La PTF4LS organiza las reuniones de los diferentes grupos de trabajo que la integran”, explica Nuria María Arribas, Secretaria General de la Plataforma Tecnológica Food For Life Spain, quien ha detallado que en estos encuentros “se presentan las líneas de trabajo estratégicas de investigación en las que se puede participar, las entidades con las que se puede colaborar, así como ejemplos proyectos de éxito ya desarrollados”.

Estas reuniones permiten a las empresas conocer el trabajo que desarrollan los centros de investigación y las universidades, poner en contacto a otras entidades interesadas en una misma línea de investigación e informarles de las líneas de financiación existentes, ya que a todos los encuentros también asiste personal del CDTI.

Con todo, los encuentros son una buena oportunidad para los asistentes, ya que, entre otras cosas, sirven para “establecer una importante red de networking de la que surgen sugbrupos de trabajo más pequeños”, añade Arribas. Estos subgrupos se unen porque están interesados en indagar conjuntamente en una línea de investigación.

Una vez se forman los subgrupos, la Plataforma les presta su apoyo: “Los impulsamos ayudando a completar un consorcio -si fuera necesario-, dando a conocer su investigación entre los otros grupos de trabajo, centros de investigación o empresas que también quieran trabajar en con ellos o, incluso, dejándoles espacios para que puedan reunirse y dándoles soporte de comunicación”.

La Plataforma pretende satisfacer las necesidades de empresas, asociaciones y Organismos Públicos de Investigación (OPIS) en un ambiente distendido y abierto en la I+D+i es entendida como una red colaborativa en la que todos forman parte. Y es precisamente este trabajo en red el que dar valor de la plataforma y el que posibilita la puesta en marcha de proyectos de investigación aplicada.